Clara

Descubrí el acroyoga en 2014 durante un viaje por Estados Unidos y me enamoré de la práctica al instante. Sin tener ningún background en gimnasia o yoga, empecé a practicar y a tomar clases de manera regular hasta que el acroyoga se convirtió en mi forma de vida.

 

Unos años más tardé decidí formarme como instructora de acroyoga con Partner Acrobatics para poder compartir mi pasión con los demás y más recientemente me formé como profesora de acroyoga family para poder llevar esta maravillosa práctica a las familias y contribuir a crear nuevos vínculos entre pequeños y mayores.

 

Para mí el acroyoga representa el trabajo en equipo en esencia, una herramienta para trabajar la comunicación y la confianza entre las personas a través del juego y la reconexión con nuestro niño interior.