Anna

Me emocionan los juegos de luces y sombras y el olor a tierra mojada. Me gustan los días largos y la energía del verano. Me encanta ir descalza y mi lugar favorito está en la playa, observando el vaivén de las olas y escuchándolas romper.

 

Estudié Trabajo Social y, tras unos años trabajando en una ONG acompañando a personas que pasaban por momentos difíciles, una enfermedad me obligó a parar. Esa enfermedad me fue conduciendo a un proceso de trabajo personal intenso, y a veces duro, que me reconectó conmigo pues en algún momento, sin ser yo consciente de ello, me había perdido. En ese reencuentro resurgió mi amor por la palabra escrita y por la fotografía y, primero a través de mi blog, y más adelante también para otras personas, empecé a hablar, a escribir y a capturar con mi cámara todas aquellas cosas que me conmueven y me transforman de algún modo.

 

En Food & Yoga pongo palabras e imágenes a todo lo que Marta y Pepe quieren transmitir y para mí es una delicia poder trabajar con unas personas que viven tanto sus valores, que están tan comprometidas con su proyecto y que siento tan alineadas conmigo: encontrar tiempo para lo que nos importa, observar la belleza de lo que nos rodea, abrazar la vida por lo que es y vivir de una manera más consciente, más simple y más presente.