Anna

El ‘piloto automático’ de la mente solía formar parte de mi vida. Siempre ocupada en el hacer. Como periodista con una profesión enfocada a la inmediatez y la rapidez constante, la meditación y el mindfulness han sido ingredientes mágicos para devolver la paz a mi vida; para entender la importancia del ‘ser’ por encima del ‘hacer’.

Meditar es para mí la mejor fórmula para dejar atrás el ruido de la mente, las preocupaciones y las emociones. Apagar el piloto automático, hacer una pausa en mi vida y cambiar el flujo de la energía de fuera a dentro.

Esa es también la esencia del yoga para mí: conectar con el presente, sentir el cuerpo y disfrutar de lo que ocurre a tu alrededor en este preciso instante desde una práctica suave y armónica, en plena conciencia. ¡Ahí es donde he aprendido a encontrar la alegría, la ilusión y el entusiasmo por la vida!